Médicos, médicos y más médicos.

Este miércoles pasado, 17 de octubre, Jan ha hecho dos mesecitos. Digo mesecitos porque todavía es muy pequeñito, pero el tío está enorme. Lleva ropa de tres meses, y alguna ya le va justa. Veremos a ver si la ropa de seis meses que le he comprado para este invierno, no se me queda pequeña en dos semanas.

Que rápido pasa el tiempo. En la primera foto tenía una semana, en la segunda 1 mes y medio, sobran las palabras.

BeFunky-collage (6)

Ese mismo día, asistimos a la visita con la especialista digestiva. Nuestro pediatra habitual, nos recomendó verla, porque a Jan le cuesta hacer popó.

Jan hacía de forma regular y varias veces al día. Pero llegó un momento que dejó de hacer… decidimos llevarlo al pediatra, pasados los cuatro días. Queríamos salir de dudas si era algo normal. Además nos sorprendía mucho que Jan no estuviera inquieto ni llorón.

Esté nos explicó que es muy habitual en los bebés. Su intestino todavía es muy inmaduro y tiene que aprender a regularse.

Por prevención, si a la semana seguía sin hacer, nos receto “Melilax”. Un supositorio natural que protege la mucosa rectal. Nada perjudicial para los bebés. Pudiéndose utilizar también si estas embarazada, siempre supervisado con el médico. Con él, hizo popó la misma noche.

Melilax

Mientras tanto, investigamos por internet. Es más habitual de lo que creía. Resulta que hay dos tipos de pseudo estreñimiento del lactante (No olvidemos que Jan sólo toma el pecho):

  • Absorbe todo lo que come. Si la digiere muy bien, puede absorber prácticamente el 100% de lo que toma. Con lo cúal no genera apenas residuo.
  • Cuando un bebé nace, el cierre del culete no tiene fuerza. Esto quiere decir que cada vez que come, se mueve la tripa, y el reflejo hace que evacue, así una y otra vez. Pero sobre el mes del bebé el cierre del culete coge fuerza. Esté solo se abre si el bebé lo decide. El tema está en que él no sabe que tiene que abrirlo para poder hacer popó. Tiene que aprender a coordinar el intestino con el culete.

Cualquiera de estos dos casos o ambos a la vez se denomina pseudo estreñimiento del lactante, porque cuando hacen caca no tienen dolor ni la hacen dura.

Después del “Melilax”, Jan regresó otra vez a estar varios días sin hacer nada. Volvimos a visitar a su pediatra.

Nos contó de nuevo lo mismo. Esta vez cambió de método. Nos recetó “Eupeptina”, unos polvos que se disuelven con agua y que debíamos darle cada día, hasta la visita con la digestiva. La “Eupeptina” es mano de santo. Con ella hace todos los días.

Eupetina

La doctora Carla Venturi, es una especialista en el campo digestivo. Una bellísima persona, trata a Jan con todo el cariño del mundo. Con esto no quiero decir que, Paitán (su pediatra habitual) no lo sea. Pero Carla es mucho más cercana con los pequeñines.

La revisión va estupendamente. Jan pesa 5.690Kg y mide 58.5 cm. Confirma mis sospechas, se sale de la media. Esta hecho un torito.

La doctora lo ve todo muy bien y normal. Nos indica que le bajemos la dosis de “Eupeptina” a tres veces por semana, durante dos semanas. Si todo sigue perfectamente, seguir bajando la dosis a dos veces por semana, durante tres más.

Nos receta “Reuteri” cinco gotas al día, hasta terminar los 10 mililitros. Para ayudar a la digestión, reducir el estreñimiento y aliviar los dolores si los tuviera. Es el único probiótico para los recién nacidos que no daña la flora intestinal.

reuteri

Se suele usar también si el bebé sufre cólicos. No es el caso de Jan.

La verdad que es un tema que me tiene con la mosca detrás de la oreja. Seguramente no será nada y Jan aprenderá en breve a coordinar el intestino. Pero no puedo evitar estar preocupada.

Viernes 19 de octubre de 2018. Le toca sus primeras vacunas. Asistimos a la visita con Paitán.

Vuelve a pesarlo y a medirlo y verifica lo que la doctora Carla nos había dicho el miércoles.

Mientras prepara las dos dosis que hay que suminístrale, lo cojo en brazos. Sé que no va a ser un momento fácil.

Se las pone en las piernecitas. Efectivamente, no ha sido un momento nada agradable. Jan se ha puesto a llorar como nunca, rojo como un tomate y dando la sensación de que se quedaba sin aire. Una sensación dolorosa completamente nueva para él.

Está claro que Jan ha sido quien lo ha pasado peor… pero tanto Salva como yo teníamos la lagrimilla en el ojo a punto de salir. Verlo pasándolo mal, me parte el alma. Ojalá pudiera sufrir el dolor por él.

Dentro de dos semanas le toca una tercera vacuna. Por suerte esta se la tiene que beber. Dicen que es dulce y que les suele gustar. Ya podrían ser todas así…

Me quedo con lo positivo. La digestiva no ha visto nada fuera de lo normal. Las revisiones han salido excelentes. Jan coge peso que da gusto. Crece muy rápido. Señal de que esta sanote sanote.

IMG-20181019-WA0026

Esta foto la hemos tomado la tarde después de las vacunas, así que como veis no le ha durado mucho el enfado.

PD: MIS DOS AMORES. j¡Son mi vida, el aire que respiro.

Gracias por estar ahí, por leerme y por dejarme compartir esta gran aventura con todos vosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s