Primeriza

¿Sabéis que? Todas las que ya habéis sido mamá antes que yo y me decíais –La mitad de las cosas no las vas a usar- Tenéis razón.

Hay muchísimas que he comprado o que me han regalado, que ni tan siquiera hemos utilizado. La ropa ni la cuento… entre lo grandote que nació Jan y lo rápido que está creciendo, tengo cosas con etiqueta jajaja.  Sin embargo otras que pensaba que eran una tontería, nos han ido genial.

Os cuento mis novatadas:

  • Cojín antivuelco “Hippo Jané”.

Cojin antivuelco

Al principio, a Jan, le gustaba dormir de lado. A pesar de habernos recomendado que lo hiciera boca arriba.

Los bebés cuando nacen, les gustan sentirse apretaditos. Es una manera de sentirse más seguros. En la barriga, en lo últimos meses de embarazo, no tienen tanto espacio para moverse.

Cuando lo acostábamos a dormir, le pusimos el cojín antivuelco un par de veces. En seguida nos dimos cuenta de que no le gustaba y se sentía más incómodo. De hecho, empezó a dormir boca arriba.

  • Cojín reductor “Jané”.

Cojin reductor

En su momento pensé –Jan será muy pequeñito, para estar en la hamaquita, carro o silla del coche, necesitará un reductor-. Decidí comprar el universal de “Jané”.

Los reductores se utilizan para que el bebé esté seguro. Ayudan a regular la temperatura. Además de tener un reposa cabezas ergonómico ya que ésta es una zona muy sensible cuando son recién nacidos.

Tampoco lo he utilizado. La 4moms ya tiene su reductor específico. La sillita del coche también tiene el suyo. Así que guardado nuevo a estrenar.

  • Cojín de lactancia “Jané cojín maternal 4 etapas”.

cojin lactancia

Aunque suene raro, si, a mí no fue bien. Ni durante el embarazo ni después.

Cuando estaba embarazada dormir con el cojín me resultaba incómodo. Se me hacía muy grande y no fui capaz de encontrar ninguna postura que me ayudara a descansar mejor.

Aunque parezca mentira, lo que realmente me vino bien, fue un cojín normal y corriente. Me lo ponía entre las piernas y dormía estupendamente.

Llegado el momento de la lactancia, tampoco lo he podido utilizar. Demasiado grande para mí gusto. Por las noches ha sido un trasto más que una ayuda. Con los cojines del sofá o de la cama tengo más que suficiente.

La hamaca ni probarla teniendo en casa la 4moms…

  • Bañera “Onda”.

l.banera-new-onda-blanco-con-soporte-de-ok-baby_1485423061

Ya no quisimos coger una bañera con cambiador, porque en la habitación de Jan, tenemos la cómoda con éste. Nos decantamos por una sencilla de cuatro patas, para que fuera fácil de guardar.

De momento, la hemos usado dos veces, quizá demasiado pronto. Jan desde pequeñito tiene muchos gases. Le damos unas gotas de “Aero-red de bebé” (obviamente recetado por el pediatra), le hacemos masajes a diario y lo bañamos en una bañera anti cólicos. Bañera que pensaba que era completamente inútil.

Bañera-anticolicos

Me he llevado una grata sorpresa con esta bañera “Tummy Tub”. Imita el útero materno. Cosa que le permite a Jan estar en posición fetal. Se siente más seguro ya que es similar a como estaba en la barriguita.

Le ayuda a expulsar gases. Al estar cubierto de agua hasta los hombros, el aire tiende a subir, y a ser expulsado por la boca.

Se utiliza mucha menos agua, ocupa muy poco espacio, y es bastante más barata.

Eso sí, solo se le puede bañar hasta los 8 kilos. Momento que volveremos a utilizar la otra para que juegue con sus patitos.

Como consecuencia, la hamaca para baño de “Beaba” se me ha quedado nueva…

  • Pezoneras de silicona “Nuvita”.

8024025032251_00_640x640

Siguen en su caja. Debo de reconocer que le tenía miedo a la lactancia por varios motivos. Dudaba si tendría leche, si me dolería, si se me harían grietas, si Jan se cogería bien… un sinfín de dudas que no se resolvieron hasta el nacimiento del pequeño.

Jan se enganchó estupendamente. Tuve las molestias habituales hasta que los pezones se acostumbraron e hicieron callo. No he tenido grietas ni ninguna mastitis. Crucemos los dedos de que siga así. Con lo cual, las pezoneras no han sido necesarias (de momento).

Tampoco me molesta tenerlas ahí guardadas por si llegado el momento las necesito. Pero si sumamos todo el dinero gastado para después nada… jajaja. Mejor no hacer cuentas.

  • Termo para biberones “Pasito a Pasito” y Dosificador de leche “Beaba”.

BeFunky-collage (5)

Por culpa del miedo de no tener leche y de no poder darle el pecho, decidí que más valía prevenir que curar. Tenía que tener todas las cosas necesarias por si acababa dándole biberón.

Cosas completamente inútiles dando pecho. Por suerte tengo leche de sobras. -¿Cómo las guardo?- Nuevas.

  • Sacaleches manual “Nuvita”

Sacaleches

Cacharro que pensé que no utilizaría nunca y que iba a ser un trasto más en casa. Sin embargo viene estupendamente tener uno para momentos puntuales.

Jan ha salido comilón como su madre. Cada dos horas suele estar pidiendo. Con ese margen no tengo tiempo de nada.

Necesito ir a la peluquería, lleno un bibi de leche y Jan se queda con su padre. Necesito ir al gym, bibi. Necesito dormir más de dos o tres horas seguidas, bibi.

En un principio creí que el manual sería incomodo de utilizar. Pero para lo poquito que lo uso, tengo más que de sobras.

Se oye mucho el no dar el chupete ni el biberón a los bebés, para que no rechacen la teta. Pero en mi caso, usarlos de vez en cuando, no ha hecho a Jan rechazar el pecho.

  • Contender de pañales “Tommee Tipee”.

contendero de pañales

Es verdad que podemos tirar la basura a diario para que no huelan los pañales. Pero a veces la bolsa no está llena, o está lloviendo y no queremos salir.

Este contenedor nos está viniendo de lujo. Solo tiramos ahí los que tienen premio. Los de pipi van a la basura de casa.

Tiene una capacidad para 28 pañales. Con lo cual no es necesario vaciarlo a diario. Pliega y envuelve cada pañal de forma individual para que no haya olores. Cuando los sacas para tirar, parecen choricitos jajaja. La bolsa de plástico que los envuelve, tiene una película antibacteriana. Lo tengo cerca del cambiador. Vamos que me resulta comodísimo.

Las cosas que no he utilizado o las que me resultan útiles, no quiere decir, que para vosotras lo sea. Cada bebé es un mundo y no a todos les funcionan las mismas cosas. Lo iréis viendo durante el día a día.

Lo que si os puedo recomendar es que NO compréis por IMPULSOS. Sé por experiencia que hace mucha ilusión ir comprando cositas. Pensamos que todo es súper necesario, y no queremos dejarnos nada. Pero solo hay que tener lo básico para la llegada de nuestro pequeñajo. Muchas otras cosas las podéis ir comprando sobre la marcha. Es una manera de no malgastar el dinero, de no tener el problema de no saber qué hacer, ni donde guardar todo lo que está completamente nuevo.

Gracias por estar ahí, por leerme y por dejarme compartir esta gran aventura con todos vosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s