El gran día

Por fin es viernes 17/08/2018. Ha llegado “El gran día”.


Jueves 16/08/2018. Lo dejamos todo preparado, aunque se nos hizo un pelín tarde para meternos en la cama. Hemos tomado café con Eli, Alberto y su bebé de 15 días, Martín. Isis ya está en casa de mis suegros con todo lo necesario. Mini cuna y hamaca montadas y en su sitio. Nos despedimos  de los vecinos. Y por último, hemos reservado un taxi a las 6:20h. Una forma de ir mucho más tranquilos.


Suena el reloj. Son las 5:45h de la mañana. Llevamos desde las 4:30h inquietos. Evidentemente los nervios están ahí y ya no puedes descansar…

Nos vestimos, nos aseamos, comprobamos que hemos cerrado todo el piso bien y cogemos la canastilla. El taxi nos espera.

Canastilla

Hemos llegado al hospital en menos de 20 minutos. A estas horas no hay tráfico por la “Ronda de Dalt” (Barcelona), además, tened en cuenta que es agosto y también hay menos tráfico.

Nos acercamos a recepción por la planta 0 tal y como nos habían indicado en la última visita con Luis (nuestro ginecólogo). No hay nadie, no llegan hasta las 7h. Nos toca esperar 20 minutos para ingresar.

Después de arreglar el papeleo, nos asignan la habitación 327 en la planta 3 del “Hospital Quirón de Barcelona”.

Estando en la habitación, a las 8h, una enfermera nos da la ropa que debemos ponernos, cogemos la primera muda de nuestro bebé, junto con un arrullo y en seguida viene el celador para bajarnos a la sala de partos.

Marta, la comadrona que nos va a asistir durante todo el proceso, nos informa que ha habido un mal entendido. Deberíamos de haber ingresado directamente por urgencias e ir a la sala de partos. Aunque haberlo hecho como nos dijeron en el “Policlinic de Viladecans”, ha servido para que tengamos habitación antes de tener al peque.

Toca el primer tacto del día. Marta me confirma lo que ya sabíamos, estoy muy verde… así que me pone dos pastillas para que el cuello del útero se abra. Me ponen las correas media horita para llevar un control de nuestro pequeño y para ver si tengo alguna contracción.

Sala-dilatacion

Hay que esperar 4 horas para que las pastillas hagan su efecto. Por suerte, al tener habitación, nos vuelven a subir. Sino deberíamos de estar en la sala de partos esperando…

En ella nos esperan mi madre y mis suegros. Me siento afortunada de tener a la familia cerca desde el primer momento.

No se porque, pero con las pastillas me a entrado sueño. Descanso 20 minutillos escasos, los voy a necesitar.

Llegan las 13h. Nos vienen a buscar de nuevo. Marta quiere ver si he dilatado algo. Por suerte, Salva había ido con su padre a comer un bocadillo y había vuelto.

Segundo tacto. Se confirma lo que sospechábamos. El cuello del útero no se ha abierto prácticamente nada… “un dedito” aunque con alguna pequeña contracción, que no he notado. Suficiente para que Marta pinche la bolsa amniótica para que mi cuerpo empiece a sufrir contracciones y a dilatar. Me avisa de que las contracciones con la bolsa pinchada, van a molestar mucho…

Y así ha sido. Una hora y media interminable, donde las contracciones son dolorosas, pero soportables. Debo confesar que alguna que otra lágrima se me ha caído. Menos mal que Salva está a mi lado en todo momento, tenerlo cogido de mano ayuda bastante a pasar el mal trago.

Marta vuelve a controlarme. El monitor le indica que ya tengo contracciones, pero al hacerme el tercer tacto, continúan las malas noticias, solo he dilatado 1cm.

Mi cuerpo está demasiado tenso para trabajar. Decide ponerme la epidural. Es una manera de que me pueda relajar y empiece a dilatar.

La epidural MANO DE SANTO. La recomiendo al 100%. Me dejan una vía colgando por el hombro derecho para poner más cuando sea necesario.

Con la anestesia me vuelve a entrar sueño. Aprovecho para descansar. Mientras tanto, Salva, informa a la familia de como va todo.

Cuando Marta vuelve a la hora y media para ver que tal voy. Vienen buenas noticias, el cambio de estrategia ha dado sus frutos. He dilatado 5cm. Estar tranquila y sin dolores ha ayudado mucho. Pero Jan no se coloca. Va bajando para ayudar a borrar el cuello del útero, pero no se encaja.

Son las 18:30 y nos trasladan a quirófano. La dilatación esta casi completa, 8cm, pero Jan sigue igual… Marta quiere probar si colocándome con las piernas levantadas y las contracciones, Jan decide bajar.

No se que hora es… pero Luis, nuestro ginecólogo, entra por la puerta. Ahora si que si. Verlo a él me pone más nerviosa. El momento esta cada vez más cerca.

Luis me explica como debo empujar. A Salva le informa de donde se debe colocar. Me sondan y a empezar…

Después de varios empujones, deciden dejarme 5 minutos de descanso. Cuando empujo, Jan hace el intento de salir, pero al parar de empujar, vuelve hacia arriba. Él solo se recoge.

No entienden el porque. Barajan la posibilidad de que el bebé esté sufriendo y lleve una vuelta de cordón. De ahí el que vuelva a subir hacia la barriga.

Cuando vuelven a entrar Marta y Luis. La cosa se pone más seria. Jan no quiere salir y no saben el motivo. Luis decide ayudarlo con una ventosa. Pero ni con esas… Soy estrecha de huesos y mi bebé no tiene espacio suficiente para pasar.

Marta con su brazo y su peso, se coloca encima de mi barriga para ayudarlo a salir a la vez que empujo, pero aun así se resiste. Llego a pensar que no lo voy a conseguir. Me falta el aire y la sensación de ahogo es inmensa. Gracias a la templanza y el control de Luis, consigue relajarme y vuelta a empezar…

No se en que momento ni como, pero “LO CONSEGUIMOS”. Son las 19:47h, momento en el que por fin conozco a Jan, me lo colocan sobre mi pecho. Que decir… no hay palabras suficientes para describir ese momento. Tengo el cuerpo repleto de sensaciones, no paro de llorar. Amor a primera vista.

Confieso que ha sido el momento más feliz de mi vida.

Te-conozco

Salva se emociona. No puede dejar de llorar… estamos los dos igual jejeje. Ha sido unos momentos duros, llenos de miedos e incertidumbres, pero ha merecido la pena.

Te-conocemos

Jan ha pesado 3.690Kg. Mide 51 centímetros. Su perímetro craneal ha sido de 36 centímetros. Y la prueba de Apgar es 9/10. Nuestro bebé esta perfecto. Tiene un pequeño chichón en la cabecita a causa de usar la ventosa, pero nada preocupante ya que se reabsorbe solo.

Nos suben a la habitación. Nos esta esperando la familia. Un momento mágico e inolvidable. Todos llorando… ha sido un bebé hecho con muchísimo amor y muy deseado.

Foto-Familia

La familia era consciente del momento tan duro que acabamos de pasar y transcurrido unos minutos para ver al nuevo miembro de la familia, marcharon para que pudiéramos descansar.

Pasadas las dos horas de piel con piel con mi pequeño. Papá también hizo una horita de piel con piel con Jan.

Piel-con-piel

Ha sido un día largo y duro. Aunque todo merece la pena nada más verle la cara. Vamos a intentar descansar esta noche lo que podamos.

Desde ya “Comenzamos una nueva aventura”

DondeSeaPeroConVosotros

Dondeseaperoconvosotros

Un comentario en “El gran día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s