Fecha Límite

Como podéis imaginar, el blog, esta semana está escrito con anterioridad. Donde os voy a explicar mis sensaciones durante la espera. Si todo sale como está previsto, el fin de semana no estaré disponible para poderos contaros que tal ha ido el parto y como está nuestro pequeño. Todo eso será la semana siguiente. Aunque si tendréis un pequeño adelanto con una foto en las redes.


Esas grandes preguntas que te haces cuando ya estás en la recta final del embarazo: ¿Cuándo será el famoso momento? ¿Soportaré el dolor? ¿Lo haré bien? ¿Tendré un buen parto parto?…

Luis respondió una de ellas, en la última visita, de manera muy rápida jajaja “Fecha límite 17/08/2018”.

Foto AGOSTO

No sé por qué, pero desde que me dijo la fecha límite, algo dentro de mí me decía que ese iba a ser el día.

Por mí no hay problema, ya os he comentado varias veces, como si el embarazo dura nueve meses más. He tenido la gran suerte de llevarlo fenomenal y eso influye mucho.

Pero Salva lleva desesperado desde la semana 38. Él hizo sus cávalas que iba a nacer antes, y la espera hasta el gran día se le está haciendo eterna. Llevo soportándolo dos semanas… jajaja

Tener un parto programado no me molesta. De hecho, es una manera de poder organizarlo todo mucho más tranquilamente:

  • Llevar a Isis con todo lo necesario a casa de mis suegros.
  • Dejar las plantas con auto riego.
  • Montar el carrito para Jan.
  • Dejar la cuna colecho colocada en la cama.
  • Montar la hamaquita en el comedor.

Hay personas que me han comentado que tener un parto programado es más doloroso. Soy de las que pienso que cada cuerpo es un mundo, y si eres de tener un parto largo, da igual que sea programado o espontaneo. Tu cuerpo marca el ritmo.

Creo que pensar en forma positiva también influye mucho a la hora de la verdad. Así que me digo todos los días a mí misma que:

  • Todo va a ir bien.
  • Va a ser rápido.

¿Para qué pensar en negativo? Ya vendrá solo… todo se supera.

Estos últimos días hemos salido a pasear. Dicen que eso ayuda a que el bebé se decida a nacer. Pero parece ser que Jan ni por esas…

Salva, cada vez que ve que se mueve dentro de la barriguita le dice: “Hijo mío sal ya, tengo ganas de conocerte”. Jan sale corriendo y se esconde.  Creo que la culpa la tiene este calor… está demasiado a gustito dentro como para salir y pasar calor. Además de que seguro que ve a su padre histérico perdido y no querrá sufrir su desesperación cuando esté con nosotros jajaja.

Tengo claro que Salva va a ser un padrazo, sin lugar a dudas. Pero es verdad que es una persona nerviosa y la incertidumbre o el cómo será le trae de cabeza. Algo que también me sucede a mí. Solo que yo lo llevo más por dentro y él lo exterioriza.

Sé que los primeros días van a ser algo caóticos. Tenemos que adaptarnos a una situación diferente y conocer a nuestro bebé. Saber que necesita en cada momento. Pero tengo claro que en cuanto nos adaptemos al cambio “Todo va a ir sobre ruedas”.

A dos días del nacimiento de nuestro bebé. Salva se ha levantado con la bombilla encendida. Os pongo en antecedentes:

“Tenemos un Bulldog Frances “Isis” desde hace 12 añitos con nosotros. Desde siempre ha dormido con nosotros en la misma cama, pero desde hace dos años que decidimos tener un bebé “Isis” duerme en su colchón, pero en nuestra habitación”.

Pues bien Salva piensa que como “Isis” duerme con nosotros en la habitación y ronca muchísimo, no vamos a escuchar si Jan respira. Al no quedarse tranquilo ha decidido comprar “otro” vigila bebés que ayuda a prevenir “la muerte súbita” y controla la respiración del bebé.

Angel Care

Ahora iremos con dos aparatos por casa, uno con monitor para verlo mientras duerme y otro que transmite pequeños pitidos para saber que nuestro bebé está perfecto.

Luego dice que soy yo la caprichosa… Pero lo que sea por nuestro niño.

Hemos hablado con la familia (mi madre y mis suegros) para decirles que tampoco hace falta que vengan a las 7h de la mañana al hospital el viernes. Entre que ingreso, me llevan a la habitación y me ponen el goteo, puede pasar un rato. Ya no digamos hasta que me ponga de parto que pueden pasar horas… Que se levanten y desayunen tranquilos.

Nosotros no sabemos todavía cómo vamos a ir hasta el hospital. La opción que tiene muchos puntos y que de momento va ganando es ir en taxi. Pensamos que es una manera cómoda de llegar, además de que no nos peguen un sablazo por el parking del hospital. No penséis mal, si es necesario pagarlo se paga, pero si se puede evitar…

Salva va a estar a mi lado hasta que nuestro pequeño nazca. Tendremos muchas visitas en el hospital. Cuando sea necesario que  venga a casa para cualquier cosa o coger el coche el día de antes, puede venirse con cualquier miembro de la familia.

Estos días tenemos la misma sensación de cuando se terminan las vacaciones. Estas en el hotel con las maletas preparadas, esperando la hora de coger el avión, lejos de casa y con muchísimas ganas de llegar a esta. Estamos esperando a que pasen las horas para ingresar y empezar a contarlas hasta tener a Jan en brazos.


Viernes 17/08/2018. Con todo preparado, casi sin pegar ojo por los nervios, cogemos las canastillas, taxi y dirección al hospital.

taxi

Crucemos los dedos para que todo vaya rápido y bien.

En cuanto tenga un hueco os contamos como ha transcurrido todo.

Gracias por estar ahí, por leerme y por dejarme compartir esta gran aventura con todos vosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s