¡¡¡ Nos quedan 8 semanas!!!

Ya estoy en la semana 32 de embarazo. Justo quedan 8 si Jan decidiera nacer en la semana 40.

Jan esta semana es una jícama. Sí lo sé yo tampoco tenía ni idea de lo que era… también se la conoce por nabo mexicano. Planta leguminosa originaria de México. Debe de pesar ya cerca de los 2 kilos y debe medir unos 43 centímetros.


No os he hablado demasiado de cómo me siento o los síntomas que tengo… pero es que debo decir que estoy teniendo la “Gran Suerte” de tener un embarazo de 10. Siempre se lo digo a Salva –Si todos los embarazos fueran así, firmo 1000… jejeje- Aunque ya veré cuando llegue el momento del parto sino cambio de opinión.

No he tenido ni tengo nauseas. No he cogido asco a la comida. No he engordado demasiado. Tampoco he tenido excesivos antojos. Los análisis salen bien. Y las ecos son excelentes. ¿¿Qué más puedo pedir?? Que todo siga así.

Por poner alguna pega, ahora que ya estamos en verano oficialmente, empiezo a tener algo más de calor. Pero de momento es bastante soportable. Cuando se me hace más fastidioso es por las noches.

El dormir es lo que llevo peor. Al estar ya gordita, no encuentro la postura ideal. Me despierto mucho porque no estoy cómoda ni tan siquiera usando la almohada de embarazo o cojín de lactancia. Además de que me levanto como 10 veces al baño. Si a todo esto le sumas que estamos en verano, las noches son largas jejeje. Me lo tomo como un aprendizaje. El cuerpo humano es muy sabio y lo que está haciendo es prepararme para la llegada de Jan.

El no descansar por las noches, tampoco me pasa factura durante el día. No me apetece dormir la siesta, ni tampoco me voy durmiendo por las esquinas. A pesar de no dormir mis 8 horas, ni tan siquiera 6 horas del tirón, mi cuerpo no está cansado. Ya os diré cuando vayan pasando las semanas, todo puede cambiar.

Lo que no llevo nada bien es “El parto”. Es a lo que tengo más miedo de todo el proceso.


Justo eso estamos tratando en las clases de preparación al parto. Dos de las visitan han ido sobre este tema.
Carmen, la comadrona que nos daba las charlas esta malita y ahora mismo está de baja. Así que ahora nos las da otra comadrona llama Laura. Carmen es una persona algo mayor, y sobre todo lo que nos cuenta son sus años de experiencia y es mucho más campechana a la hora de dar las clases. Laura es bastante más joven, y en sus charlas va directa al grano con lo que nos podemos encontrar tanto positivo como negativo.

Ella nos ha puesto 2 videos de un mismo parto, y la verdad que verlo me impacto bastante. Fue una chica que era su cuarto hijo y decidió tenerlo sin epidural. Ver el proceso del parto y ver como a la chica le va cambiando la cara con forme van pasando las horas y las contracciones, da mucho respeto. Y si, habéis leído bien: ¡¡¡horas!!! Estuvo 12 horas de parto.

Eso es lo que más miedo me da. Si soportaré bien los dolores, si serán muchas horas, si Jan nacerá sin problemas… otras muchas preguntas que vuelan en mi cabeza sin respuesta hasta el gran día.

Aunque debo decir que soy “Muy afortunada”. Tengo un gran marido a mi lado. Y sé que va a estar en todo momento apoyándome cada segundo.

Asistiendo a estas clases te das cuenta que en muchas de las cosas que explican estamos muy verdes. Crees o piensas que ya lo sabes todo o casi todo, porque has leído muchos libros, has mirado por internet o has escuchado experiencias cercanas de familiares y amigos. Pero la realidad es que nada de eso te lo enseña absolutamente todo. Lo único que realmente te sirve, es aprender junto a tu bebé.


Cada bebé es especial y único. A lo que uno le funciona al otro no. Lo que leemos o lo que nos cuentan son experiencias que a otros les han ido bien. Esto no quiere decir que no debamos probar con el nuestro. Pero al final él mismo nos dirá lo que necesita con solo mirarnos.

Muchas veces pienso ¿Sabré hacerlo bien con Jan? ¿Sabré diferenciar lo que necesita? ¿Identificaré sus lloros? ¿Si le duele algo? ¿Si tiene hambre?… Mil preguntas me surgen a diario. Aunque sé desde lo más profundo de mi interior, que mi instinto de madre me dirá que hacer en cada momento.

Un ejemplo claro es el vínculo que tenemos mi perrita Isis y yo. No sabe hablar, lógicamente es una perrita. Pero el vínculo y el entendimiento que tenemos es tan fuerte, que solo mirándola a los ojos ya sé que necesita: bajar a la calle, beber agua, sueño, le duele alguna cosa… Son 12 años los que llevamos juntas.


Con lo cual si con Isis lo sé hacer, no tengo duda alguna que con mi hijo también.

La habitación de Jan ya va cogiendo forma. Faltan varias cosas, pero poco a poco está quedando preciosa. Cuando esté terminada os enseñaré fotos.

Esta semana andamos lavando su ropita para preparar la canastilla y tenerlo todo listo en los armarios. Después de la pelea que tuvimos con la lavadora ya puedo usarla sin miedo alguno.


¿¿Qué nos pasó con la lavadora?? Pues tan sencillo como que debajo de la pica hay 4 tomas de agua con el puntito azul, con lo que creíamos que era agua fría. La conectamos, pongo la primera lavadora y cuando voy a tenderla, sale la ropa ardiendo… resulta que la toma era de agua caliente. Cual fue nuestra sorpresa, que “según el fontanero” no hay que usar la lógica: topito rojo agua caliente y topito azul agua fría, sino que siempre la toma de la izquierda es caliente y la de la derecha fría. En fin… menos mal que no era la ropa de Jan y prácticamente todo se puedo salvar, porque si no mato al fontanero jajaja.

La buena noticia es que hemos terminado la mudanza. Ya no hay cajas repartidas por el piso. Así puedo dedicar todo mi tiempo libre a leer libros de lactancia, los detallitos de la habitación de Jan, ir de compras, descansar…

Ahora nos quedan hacer detallitos en casa, como comprar los accesorios del baño, un módulo más de TV para el comedor… pero todo esto poquito a poco. He realizado una lista con todo lo que necesitamos y ya lo iremos haciendo tranquilamente.

Al estar ya instalada en el piso y sin la mudanza de por medio, este miércoles mis compañeros de trabajo de la sección de CIMA, han organizado una comida para que nos juntáramos y nos viéramos. Ya que desde que cogí la baja, poco sé de ellos.

Me hizo muchísima ilusión verlos. No sé si es que hace tiempo que no los veo o que son mis hormonas, pero los he visto más guapos, eso de madrugar a las 5:00h de la mañana les sienta bien.

Ademas nos prepararon a Salva,Jan y a mi una gran sorpresa, con un regalito gigante. No hay nada como trabajar cerca de los mejores. Gracias a todos por acordaros de una futura mami y gracias también a todos lo que no pudisteis venir a la comida, pero que estuvisteis presentes en ella.

Gracias por estar ahí, por leerme y por dejarme compartir esta gran aventura con todos vosotros.

Un comentario en “¡¡¡ Nos quedan 8 semanas!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s