¡¡¡Las pataditas de Jan!!!

Ya es 26 de marzo de 2018. Nos toca revisión morfológica a las 17:00h. Salva y yo estamos como flanes. Pienso que los nervios antes de las ecos nos van a acompañar durante todo el embarazo.

Llegamos con tiempo a la consulta, es un momento importante. Esta vez vamos solos, no la realizamos con nuestro ginecólogo habitual, y a esta doctora, no le van demasiado las visitas…

Mientras estamos esperando, sale un médico llamando a Cristina. Me levanto extrañada, ya que nos tiene que visitar una mujer, pero por si las moscas me acerco. Resulta que somos 2 Cristinas en la sala, y para mayor casualidad, las 2 tenemos el mismo apellido “Tomás”. Pero descartamos rápido que no es para mí, el doctor es urólogo… jejeje

A los pocos minutos, nos llaman. Hay que decir, que esta ginecóloga, suele ser bastante puntual, 10 minutos de retraso como mucho.

Ya lo tiene todo preparado, así que directa a la camilla. Antes de empezar con la eco, me riñe por 2 cosas.

  1. Debo quitarme el pearcing de la barriga.
  2. No debo ponerme crema antes de las ecos.

Siempre me ducho antes de una revisión, y me pongo mis cremitas. Pero tomo nota, no volverá a pasar.

Le pregunto a la doctora –Todavía no lo noto, ¿Es normal?- me cuenta que es normal, ya que las primerizas suelen notarlo a partir de la semana 20. Pero cuando me está describiendo cómo será la primera vez que lo note, me doy cuenta de que ¡¡¡Ya notaba a mi bebé!!! Pensaba que eran los intestinos, o pequeños gases que se quedan en la barriga, pero no, era mi tomatito.

Nos va explicando todo lo que vamos viendo, piernecitas, bracitos, manitas, piececitos, deditos, cabeza… Jan no deja de moverse, así que no se lo está poniendo nada fácil para tomar las medidas de todo.

Llegamos a la parte de los órganos. Es súper curioso ver el mini estomago que tiene, parece una canica. El corazón impresiona escucharlo latir tan rápido, con lo pequeñín que es.

Me bloqueo, tengo la sensación de que algo no va bien… la doctora lleva 5 minutos mirando el funcionamiento del corazón sin articular palabra, ni expresión en la cara… No aguanto más y le pregunto: -¿Doctora, está todo bien? Está muy callada y me estoy asustando- Pero la respuesta es positiva. Todo está PERFECTO. Solo que necesitaba más tiempo para ver que las aurículas, los ventrículos y las 4 cámaras estaban de maravilla y correctamente relacionados entre sí.

Terminamos viendo la carita de nuestro pequeño. Hay que echar un poco de imaginación viendo la pantalla, parece una calavera… pero es mi calavera favorita.

20180401_101915

Nos da el informe, y nos explica que todo está perfecto y que está como tiene que estar. Que las semanas de embarazo corresponden. Seguimos con la fecha prevista del parto, para el 11 de agosto. Jan pesa 350 gramos, y aunque no lo ha podido medir entero porque no se ha dejado, hace 25.4 centímetros aproximadamente. Ha pasado a ser un mango.

Mango

Toca informar a todo el mundo. Están nerviosos, como los papis, así que paramos en una cafetería a merendar y así aprovechamos para llamar.

Mientras estoy merendando, Jan ha comenzado a moverse otra vez. Que sensación más increíble, mágica e indescriptible. Siento a mi bebé. Esas pequeñas pataditas que está dando dentro de la barriguita. Siento que me está diciendo – Mamá estoy bien, aquí me tienes, no sufras, pronto estaremos juntos- Le voy diciendo a Salva cada vez que se mueve. Pone la mano, para ver si el también, no sé si desde fuera ya lo puede sentir, o son tan flojitas que de momento solo lo noto yo.

Jan quiere hacerle un poco la puñeta a papi. Cada vez que pone la mano deja de moverse. Ya le está llevando la contraria desde bien pequeñito jejeje.

Volvemos a probar a la noche, pero nada. Este pequeño mango no quiere que papá sienta la patadita.

No nos rendimos, probamos a la noche siguiente. Esta vez Salva se ha armado de paciencia y ha decidido no quitar la mano de la barriga hasta que Jan se mueva, y por fin, después de 20 minutos, ¡¡¡Lo hemos conseguido!!!. Sus ojos se emocionan, puedo verlo en su cara. Se queda sin palabras, le pasa como a mí, no sabe que decir… son momentos que quedan grabados en la memoria para siempre.

Entre medio de todo este mar de sentimientos, emoción y felicidad, vemos moverse la barriguita. Ya se puede percibir desde fuera lo fuerte y sano que está nuestro pequeño.

Esta semana, 29 de marzo, hace 10 años, empezó nuestra historia. Salva se cruzó en mi camino, y desde ese día, no nos hemos separado ni un solo segundo. Que mejor regalo, para llegar a estos 10 años, que iniciar un nuevo capítulo: JAN. No existe mayor regalo que nuestro pequeño.

FB_IMG_1522571272466

La semana que viene, os desvelo quien es la madrina y si ha aceptado esta gran responsabilidad. Ya sé ya sé que llevo semanas alargándolo…

Gracias por estar ahí, por leerme y por dejarme compartir esta gran aventura con todos vosotros.

Un comentario en “¡¡¡Las pataditas de Jan!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s